movilidad1

GESTIÓN E INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA, LA APUESTA DE PARDO PARA MEJORAR LA MOVILIDAD

“Es imperativo un transporte público eficiente para desestimular el carro particular. Se puede hacer gestión en tránsito pero hace falta una gran inversión en infraestructura para desembotellar a Bogotá”, dijo Pardo luego de constatar en la madrugada el colapso del tráfico a la altura del portal de Transmilenio, en Soacha.

Bogotá D.C; mayo 27 de 2015. El candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Partido Liberal y el Partido de la U, Rafael Pardo, planteó hoy la urgencia de apoyarse en gestión y la inversión en infraestructura, para comenzar a solucionar los graves problemas de movilidad en las entradas  a la ciudad, que hoy colapsan desde la madrugada en detrimento del bienestar de millones de bogotanos.

Pardo constató esta madrugada el colosal impacto que golpea el desplazamiento de la gente  que pugna por ingresar penosamente a la estación de Transmilenio en San Mateo, o que acude a los más diversos medios para moverse hacia el corazón de Bogotá.

“No hay varita mágica para superar problemas de movilidad. Hay que recurrir a todas las formas de lucha para aplicar las soluciones y esta será una de las principales preocupaciones de mi administración a partir de enero del año entrante”, dijo el candidato.

Aclaró que debe hacerse  una gran inversión en infraestructura tanto para el transporte público como el transporte privado.

Pardo dialogó con numerosos usuarios de Transmilenio que deben hacer inmensas colas y soportar tumultos para acceder, primero al portal y luego a los buses.
Desde las 4 de la mañana, efectivos de la policía cumplen una esforzada labor para regular el acceso de miles de usuarios al sistema.  Entretanto, tractomulas, buses, busetas, carros particulares, motociclistas y ciclistas congestionan los carriles de la autopista sur (incluidos los de Transmilenio), que resultan insuficientes para albergar un caravana lenta e interminable que impide saber si el caos es la salida de Soacha o el comienzo de Bogotá.

Pardo, desde uno de los puentes que cruza la autopista sur, contabilizó el paso de 30 motocicletas por minuto, en un solo sentido. Al respecto dijo que las motos son una realidad y los motociclistas necesitan un lugar en las políticas de movilidad. Pero reiteró que es imperativo un transporte público eficiente para desestimular el uso del carro particular.  Se puede hacer mucho en gestión de tránsito pero hace falta inversión en infraestructura.

Las motos, muchas, son una realidad. Los motociclistas necesitan un lugar en las políticas de movilidad. Obviamente el transporte público es una prioridad pero otros medios, como en el caso de la bicicleta, deben ser considerados. Es imperativo un transporte público eficiente para desestimular el uso del carro particular.

“Las propuestas en movilidad deben tener en cuenta las entradas a la ciudad. Las vías de acceso a Bogotá son las mismas de hace siglos.

Es clave transformarlas para la integración regional”, concluyó el candidato a la Alcaldía de Bogotá.

 

Share Button
Discusión - 2 Comentarios
  1. Roberto Peñaranda

    may 27, 2015  en 1:03 pm

    La troncal de la Boyacá es urgente, creo que es lo único que puede evitar el colapso de Transmilenio. Con ella la red de troncales por fin tendrá forma de red, multiplicando las opciones de recorrido y le daría mucho aire a la Caracas.

  2. Alberto Villa Reyes

    may 28, 2015  en 1:03 pm

    Es un hecho, no hay espacio para más vías y las que hay no alcanzan; no existe un sistema de transporte público eficiente y atractivo para que remplace el uso del carro particular.
    Indiferentemente si es elevado o subterráneo el metro, éste debe hacerse y a futuro podría ser mixto como lo sugiere la topografía bogotana; no debe ser sólo un problema de costos, si no de eficiencia y funcionalidad. Tampoco debe ser lo último en guarachas como lo pretende el “gustico arribista” de nuestra cultura y sociedad; un metro como el de NY, Toronto, Munchen, etc., son metros mixtos y funcionales, donde la semejanza con un “tren bala” es algo secundario y sólo prima el transporte de millones de personas. Sentido común.
    Se debe tener en cuenta que las troncales de Transmilenio deben ser los ejes principales que conectan la ciudad y por ahí deben ir las líneas del Metro; el Transmilenio debe pasar a conformar una red de anillos periféricos que alimenten el sistema y debe desmontarse como protagonista del sistema. Siempre debió pensarse de esta manera porque un medio de transporte en el que se interrumpe su flujo cada 3 cuadras es ineficiente.
    Si a esto se le suma nuestros problemas de protestas y las demás costumbres de nuestra cultura, es muy cuestionable que siempre se le quiera mostrar como la panacea; simplemente fue una adaptación y copia de un sistema de transporte de otras ciudades que no fue pensado para nuestro medio.
    Si uno analiza todas las propuestas que se plantean al problema de transporte de Bogotá, se aprecia que todas son adaptaciones de soluciones de sistemas de transporte que quieren adaptar a problema que tiene una personalidad diferente.
    Si comparamos el problema con un sistema circulatorio con problemas, vemos que todas las propuestas están enfocadas a las venas y las arterias por las que circula la sangre en el organismo, pero olvidan el centro vital del problema; el corazón.
    Hay sitios por donde fluye, otros por donde se atasca y otros a donde no llega; tiene sólo esas vías y no hay más. Esto nos dice que hay que solucionar los problemas de taponamientos para que pueda fluir y llegar de manera efectiva y funcional a donde no lo hace; habrá otros sitios en donde se necesitará cambiar las vías por unas nuevas o también realizar algún by pass. En otras sólo se deberá hacer gimnasia para tonificarlas y fortalecerlas.
    Pero ¿qué pasa con el corazón? El corazón es la ciudad en sí misma, es el todo urbano, es el eje de donde se distribuye y funciona todo, es nuestra Estación Central. De él depende que tenga la fortaleza para que todo fluya correctamente cuando el organismo lo exija y es en donde se articulan las demás funciones del cuerpo; un dedo de una mano no funciona si no le llega la sangre, así como un pie tampoco nos podría llevar a ningún lado si no está bien irrigado. Permite que la sangre llegue hasta las periferias de cualquier parte del organismo.
    En el organismo existen las vías necesarias en tamaño, proporción y cantidades únicas para cada miembro del cuerpo; no se cruzan, no se mezclan ni le dan la vuelta a todo el sistema para llegar a donde se necesita.
    Así debería ser nuestra ciudad; ni más ni menos, pero…
    Pienso que el problema de movilidad es un problema de urbanismo, de orden, de uso del suelo.
    Bogotá está infartada, porque su sistema circulatorio no puede abastecer cada rincón de ella en el desorden existente; hay que atravesar toda la ciudad para ir a cualquier parte. Los colegios fuero “extraditados” a las afueras de la ciudad; hay universidades y centros de capacitación en cualquier lugar; existen ventas de carros y talleres en donde el arriendo es más barato; lo mismo ocurre con las oficinas, el comercio y los servicios, pero la gravedad de esto radica en como castigan a las zonas residenciales que van perdiendo su esencia con la proliferación negocios en esas zonas cuando las Alcaldías Locales y la SDP entregan licencias de funcionamiento de manera irracional sin tener en cuenta el uso del suelo estipulado en las normas urbanas. Los parques que eran para niños, jóvenes y adultos ahora son el sitio de “retozo” de oficinistas y de obreros, espacios para que se consuma licor y drogas.
    Sumemos a esto las licencias que otorgan los curadores urbanos, quienes las entregan solamente con el único criterio de satisfacer su ambición y la del constructor, pisoteando el interés general de los habitantes y de la ciudad. Ven sólo el futuro de como crecerá su bolsillo.
    Aprueban usos que no son permitidos e infringen normas aumentando la edificabilidad y otras normas y lo que es más grave, la SDP los ratifica.
    Me pregunto, ¿Por qué las orejas de acceso a un puente son el mejor sitio para poner un mercado de una cadena multinacional? ¿Por qué en medio de una zona residencial hay una venta de carros o un Mercado Express de una reconocida cadena? ¿Por qué en un parque de bolsillo se permite que funcione un mercado móvil? ¿Por qué una empleada debe atravesar toda la ciudad durante dos horas para ir a trabajar? ¿Por qué un estudiante debe atravesar toda la ciudad para estudiar en la universidad? ¿Por qué las Clínicas, Hospitales y/o Centros de salud están lejos de las zonas residenciales y siempre en vías principales en donde no hay donde parquear? ¿Por qué donde se construyen grandes edificios no se cumple con la norma de generar los parqueadero suficientes para quienes acceden a ellos? ¿Por qué el Ministerio de transporte quitó las canchas de recreación de sus empleados para convertirlos en parqueaderos de sus funcionarios y ni siquiera permite el acceso al público? ¿No deberían dar ejemplo en el uso del transporte público?
    Es tan cierto esto, que si se revisa en las zonas residenciales de cualquier lugar de la ciudad a quienes pertenecen los vehículos parqueados en la vía, invadiendo el espacio público, vemos irrefutablemente que son de personas que trabajan o acceden a oficinas que infringen las normas y no deben estar en esa zona. ¿De qué parte de la ciudad vendrán? ¿Será que esto atrae cuidanderos, vendedores, campaneros y gente que no son del sector? ¿Será que son focos de inseguridad?
    Podría citar más y más ejemplos y nunca acabaría, pero no debemos olvidar que otro hecho son las Alcaldías Locales que fomentan este problema, porque no ejercen el control urbano; permiten usos del suelo en donde ni siquiera están aprobados; se limitan a tomar una acción si sólo media una queja por parte de la ciudadanía y eso si tienen el interés de hacerlo.
    Ordenemos la ciudad en función de nodos urbanos en donde se racionalice el uso residencial, recuperando sus parques, teniendo equipamientos educativos y recreacionales con centros de salud, comercio y servicios como en las grandes ciudades del mundo y seguro que todo al menos comenzará a cambiar.
    Organicemos la ciudad en función del uso del suelo y todo fluirá; ¿Mano dura con el cumplimiento de las normas?
    Capítulo aparte pero que influye de manera determinante, una policía que imponga su autoridad como lo dicen los códigos y no una que negocia y pretende impartir justicia, fomentando la corrupción.

    Gracias, su amigo,
    Alberto Villa

Deje un comentario