IMAGEN-16265275-2

Fuente: www.eltiempo.com

Tras los cuestionamientos a la propuesta de una ‘Guardia Urbana’que se encargue de garantizar el cumplimiento de las normas de convivencia, Rafael Pardo, candidato a la Alcaldía Mayor de Bogotá, aclara que este grupo no reemplazaría a la Policía Nacional y que actuarían de forma complementaria.

Pardo explicó que la ‘Guardia Urbana’ estaría integrada por un grupo de 5.000 hombres y mujeres profesionales presentes en todas las zonas de Bogotá haciendo cumplir las normas del Código de Policía y verificar que se impongan sanciones como multas o comparendos a los infractores. Este grupo tendría la función de inspección, vigilancia y control.

¿Cuáles serán las funciones de la ‘Guardia Urbana’?

Estarían encargados de combatir las infracciones a las normas de tránsito, el maltrato animal, el manejo de basuras y de aseo, temas de convivencia en los conjuntos multifamiliares, asuntos de contaminación ambiental y el uso de espacios públicos, entre otros. Se debe hallar a los responsables de estas conductas.

¿Quiénes lo integrarían?, ¿cuál es el perfil?

Sería un equipo multidisciplinario pero que esté especializado en temas del medio ambiente, movilidad, normas y leyes de propiedad horizontal.

No tenemos restricción de edades, lo que he propuesto es que a través de la Cámara de Comercio se haga la selección de los candidatos. Todos entrarían a una nómina temporal que se crearía en la Alcaldía en espera de que el Concejo apruebe sus incorporaciones. De entrada, serían personas vinculadas de manera formal con funciones claras y no contratistas.

¿Cuánto se necesita para la contratación?

Creemos que para el primer año se necesitarían 150.000 millones de pesos. Las personas estarían bajo la nómina de la Secretaría de Gobierno. Posiblemente se podrán tomar recursos del Fondo de Vigilancia y Seguridad, pero básicamente se haría con el presupuesto de la Alcaldía.

¿Cómo se haría el control de los integrantes de esa ‘Guardia Urbana’?

Como es un cuerpo organizado en el cual hay unas jerarquías, se realizará una inspección para el cumplimiento y la vigilancia de las funciones y temas disciplinarios. Tendrían primero una capacitación especial con la Policía Nacional.

En otras partes del mundo se cuenta con una Guardia Urbana, particularmente en Europa, con el fin de hacer cumplir las normas de convivencia, y eso es lo que planteo.

Hay sectores que cuestionan cómo ese grupo lograría ganar autoridad, ¿qué les responde?

La gente tiene una mala imagen de los patrulleros de la Policía, a algunos de ellos se les ve chateando. Lo que se busca acá es que este grupo gane el reconocimiento de la sociedad y luego de una debida capacitación, tengan la autoridad de realizar comparendos y multas.

Actuarán por parejas y tendrán una fuerte línea de inspección. La guardia no tendría armas ni funciones de Policía judicial. No podrán arrestar.

Algunos contradicen la propuesta porque le están metiendo política al tema. Dicen que son paramilitares, cosa que está fuera de toda intención.

¿Reemplazarían a la Policía?

Fundamentalmente se busca trabajar en los temas de seguridad. La Policía Nacional tiene una función constitucional muy clara que hay que fortalecer y es la prevención y lucha contra el delito.

Un tema en particular, por ejemplo, es la organización de las filas en los estadios de fútbol. ¿Por qué hay que tener 200 policías para la distribución? La Policía debe estar en los centros de atención y enfrentando a quienes violen la ley, no para temas de logística. Entonces cuando hay un partido y un concierto, la ciudad queda con el 40 por ciento menos de la Policía vigilando.

¿Qué ha dicho la Policía sobre la propuesta?

La Policía lo ve bien. Será una organización que trabajará en conjunto con ellos y que tendría una estrecha relación con los objetivos de la Policía. Esto no sustituye a la Policía, son un complemento para que esa institución se dedique principalmente a la lucha y prevención del delito.

¿Qué le espera a la propuesta?, ¿qué sigue?

Esta propuesta hace parte de un programa integral de seguridad del cual hay un componente muy fuerte de la lucha contra el delito. Se busca reconstruir los frentes de vigilancia y mejorar la relación entre Policía y comunidad.

Hace parte de un proyecto y de una ambición que tiene la ciudad de recuperar la cultura ciudadana. La gente quiere cumplir las normas, las considera legítimas y quiere que quienes no las cumplan sean sancionados.

ANGY ALVARADO R.

Foto: archivo/ el tiempo

Share Button

Deje un comentario