bitacora-02

 

Pasadas las 10 de la mañana, cerca de la Cárcel La Picota y la Escuela de Artillería, Pardo inició su primera caminata por la calle 56 sur hacia los cerros, por un barrio con nombre de vals pero con entorno de angustia a causa de la inseguridad: El Danubio Azul.

El candidato dialogó con habitantes del sector, que fueron reiterativos en el tema de inseguridad. Le explicaron que el fenómeno es igual de complejo en barrios vecinos como La Paz, La Fiscala, Molinos del Sur y Diana Turbay.

la foto 1 (1)

Miembros de la Junta de Acción Comunal  de Danubio abordaron a Pardo quien improvisó una cafetería  como escenario para escuchar a Luis Castro, quien alertó sobre la falta de presencia policial y la ausencia de cámaras.


 

Celina Muñoz  habló de la manera como las bandas de asaltantes se han tomado las calles de varios barrios hasta el punto de que la gente no puede salir a la calle después de las siete de la noche.

Otros testimonios  permitieron establecer la necesidad de que los CAI móviles de la policía hagan presencia porque el cuadrante es insuficiente, con la responsabilidad de atender una zona de 12 cuadras a la redonda.

Pese a la lluvia del mediodía, Pardo caminó otros sectores la foto 2 (1) para escuchar las denuncias de ciudadanos sobre lo difícil e inútil que resulta a veces poner una denuncia tras ser víctima de la delincuencia. Uso del tiempo libre para jóvenes, iluminación, reparación y ampliación de un puente sobre una quebrada y mejor atención del sistema de salud, se sumaron a las peticiones iniciales.

 

En esa densa Bogotá que muchos de los habitantes de la ciudad desconocen, Pardo llegó a Altos de Brazuelos, un alejado barrio de la localidad de Usme, donde las calles sin pavimentar, empinadas y llenas de barro, dificultan la movilidad de sus habitantes. En ese trayecto, se encontró con una “olla”  del micro tráfico, camuflada en un lote abandonado por el acueducto, según la denuncia ciudadana.

 

la foto 3

En el Barrio La Liliana los ciudadanos hablaron de pavimentación y el acceso a servicios, además de los riesgos para los jóvenes por la venta de drogas. Las redes del micro tráfico amenazan  a los residentes. “Silente como la serpiente”, le dijo un extraño sujeto al reportero que trató de indagar sobre ese tema.

 

 

 

la foto 4
Luego, en Los Libertadores, la gente insistió en el grado de zozobra que viven por la inseguridad. Y en el barrio Diana Turbay, luego de hablar  con amas de casa, tenderos, farmaceutas, miembros del CAI de la policía y víctimas de la delincuencia, Rafael Pardo planteó su programa  de defensa ciudadana, a la manera de la defensoría pública que existe para los sindicados pero no para quien exige justicia.

 

 

 

Le dijo a la comunidad que en su Alcaldía hará un acuerdo con la Defensoría del Pueblo, la Personería y la Policía para que haya grupos de abogados y de peritos en distintas especialidades encargados de aportar las pruebas en los procesos en los que se investigan los delitos.

“Vamos a apoyar desde mi Alcaldía a las víctimas de los delitos, para que puedan poner la denuncia, para que no pierdan el tiempo y a lo mejor el trabajo y para que cada caso llegue al sistema judicial, insistió el candidato.

Avanzada la tarde, en el barrio Restrepo, Pardo terminó la jornada diciéndole a los transeúntes que en Bogotá nadie debe vivir con miedo y se comprometió a ejercer una Alcaldía sin odios ni polarizaciones, para que todos disfrutemos de una ciudad organizada, en que todos nos pongamos de acuerdo para solucionar los problemas.

 

 

Share Button

Deje un comentario